El chisme es definido por la Real Academia de la Lengua Española, como una “noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna”. Por mucho tiempo se creía que este sólo se generaba en los vecindarios o entre los amigos y familiares. No obstante, el área laboral no está exenta de ello.

Algunos especialistas consideran que una de las principales causas que dan pie al chisme en el trabajo es un liderazgo que privilegia los comentarios y fomenta “el lleva y trae”.  Agregan que las cabezas de equipo que permiten que ciertos rumores se generen entre sus colaboradores demuestran un bajo grado de madurez y de dirección, ya que un líder escoge sus batallas y tiene muy claro a qué le puede otorgar crédito y a qué no, además, cuenta con recursos y herramientas para abordar la distorsión de la versión y buscar soluciones, no para sobredimensionar, escandalizar o dramatizar.

Son tres implicaciones, según los especialistas, que el chisme genera en el área de trabajo. Estos deben ser enfrentados con asertividad y objetividad:

  1. Las responsabilidades que se tienen asignadas pasarán a un segundo plano porque se le va a dar acogida a las acusaciones, desestimando las obligaciones y dejándolas en un segundo plano.
  2. En vez de darle curso a las actividades diarias, el chisme detendrá las prioridades de la empresa para dedicar su atención a lo irrelevante.
  3. Quienes generan el “chisme” distraerán a los demás miembros del equipo haciéndoles perder el tiempo porque los ocupará hablándoles de elementos infundados.

Cuando es el jefe que inicia estas murmuraciones, el problema será mayor y será mucho más complicado terminar con ellas.

Los trabajadores QUE fomentan el chisme estarían demostrando la manera en que fueron formados en su hogar, sin entender que hoy día en las entidades la inteligencia emocional es tan importante como el coeficiente intelectual.

Recomendaciones

Desde la perspectiva del liderazgo, los jefes deben manejar con claridad el clima organizacional, ello implica comunicar las descripciones de cada puesto, los paquetes salariales, entre otras dudas que tengan los colaboradores del nivel inferior.

Es preciso indicar que, en ocasiones, el malestar se genera cuando una persona fue contratada para unas funciones y le adicionan otras; lo cual origina comentarios del colaborador, quien lo último que hará es hablar con su superior.

Los colaboradores deben enfocarse en los hechos, no en lo que otros digan que alguien expresó sin tener fundamentos. Esto es importante, ya que una cosa es la opinión o comentario que pueden hacer los compañeros sobre un asunto en particular y otra es hablar sobre el mismo asunto pero desde la objetividad.

Fuente: Listin Diario

Compartir:
Podría interesarte...
¿AYUDA?
CONTÁCTANOS AQUÍ
VOLVER
VOLVER

Conversa con un asesor de servicio

Central Administrativa de Alarmas

204-5200

CONVERSAR POR CHAT
COTIZAR MI ALARMA