La autoestima es uno de los elementos fundamentales para tener éxito en la vida, y la autoestima laboral no es ajena a ello. Tener una autoestima elevada nos permitirá afrontar todos los desafíos laborales que tengamos por delante, nos ayudará a salir de nuestra zona cómoda y a buscar retos más difíciles; por el contrario, si tenemos una baja autoestima huiremos de esos retos, pasando siempre desapercibidos.

Los peligros de la baja autoestima en el trabajo

No tener confianza en nosotros mismos afectará de manera negativa nuestro desempeño laboral, ya que nuestro ritmo será más lento que el de nuestros compañeros. Además, debemos añadir ese perfeccionismo exagerado porque nuestra labor quede impecable ante los ojos de los demás, lo que nos hace consumir energías que no tenemos, por lo que, en muchos casos, el resultado es un pésimo desempeño como consecuencia de nuestra inseguridad y falta de autoestima.

Por otro lado, tener una baja autoestima en el trabajo nos vuelve débiles ante nuestros pares o jefes, puesto que nos podrían convertir en blancos fáciles de sus críticas o bromas. Ello traería como consecuencia una peor autoestima que, en ocasiones, se ve reforzada por la poca valoración de nuestras capacidades.

Tener una baja autoestima ocasionará que tengamos una pésima percepción del futuro, haciéndonos sentir mal con nosotros mismos.

Cómo aumentar la autoestima en el trabajo

Algunas personas, cuando se encuentran en estas situaciones, deciden cambiar de trabajo; no obstante, esta medida no siempre es la mejor. Por ello, aunque no cambiemos de empleo, lo que podemos hacer es centrarnos en cambiar nuestra motivación y predisposición con las que vamos a trabajar día a día. Debemos empezar a confiar en que lo que hacemos, y a sentirnos bien con ello, ya que ello nos permitirá mejorar nuestro desempeño.

Ante todo debemos impulsar nuestras fortalezas. Esto no implica dejar de lado nuestras debilidades; por el contrario, es importante que los identifiquemos para gestionarlos mejor, pero siempre explotando al máximo todo aquello que nos dé bien. Es fundamental que seamos amable con nosotros mismos. Debemos diferenciar bien entre la exigencia que nos ponemos y el excesivo mal trato que nos damos cada vez que fallamos. Es preciso que empecemos a considerar a los errores como oportunidades de aprendizaje, no como algo que nos torture cada vez que pensemos en ello.

Otra manera es no compararnos con el compañero de al lado. Todos somos distintos, cada uno tiene sus ventajas y desventajas, pero como lo mencionamos antes tenemos que enfocarnos en nuestro propio trabajo y sacar a relucir nuestras cualidades siempre que sea posible. La seguridad en nosotros mismos es la clave de la superación personal, debemos ser los primeros en estar satisfechos con lo que hemos hecho.

Poniendo en práctica estos pasos, nuestra autoestima mejorará, y con ello nuestro desempeño en el trabajo.

Fuente: https://refugiodelalma.com

Compartir:
Podría interesarte...
¿AYUDA?
CONTÁCTANOS AQUÍ
VOLVER
VOLVER

Conversa con un asesor de servicio

Central Administrativa de Alarmas

204-5200

CONVERSAR POR CHAT
COTIZAR MI ALARMA