Internet es el caldo de cultivo perfecto para miles de hackers que atacan bajo el anonimato y aprovechan nuestra falta de protección.

Para evitar los riesgos no hay nada mejor que tener sentido común y actuar de forma preventiva. Si un ataque te encuentra con la guardia alta será más fácil que puedas combatirlo y frenarlo. Así que aquí les dejamos 10 consejos de seguridad para redes sociales:

Utiliza contraseñas seguras. Es el más repetido de los consejos pero es que es una verdad absoluta. Olvídate de nombres, día de nacimiento o fechas de aniversarios. Crea una contraseña única, de al menos ocho caracteres, combinando mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales (asterisco, barra,…). A eso se le llama contraseña robusta y es la que mejor te protege.

No guardes tus contraseñas en el navegador. De nada sirve tener una contraseña fuerte si tu ordenador las tiene guardadas de forma automática. Es muy cómodo pero cualquiera que hackee tu ordenador o si te lo roban, podría acceder a ellas y a toda tu información y contactos.

Desconfía de los sitios que no empiecen por https. Implementar un certificado SSL tiene sus ventajas y no hacerlo sus desventajas. Si estás en una web cuya URL no incorpora el certificado de seguridad, el riesgo es mayor.

¿Compartes ordenador? Usa sesión privada y no olvides cerrar la sesión en todas tus redes sociales para evitar que alguien pueda acceder a tus datos personales.

Lee antes de autorizar. Seguro que en más de una ocasión Facebook, Instagram o cualquier red social que tienes instalada en tu móvil te ha solicitado permisos por parte de alguna app asociada a estas redes antes de realizar algún tipo de acción. Destierra la mala costumbre de aceptar sin leer y tu seguridad en redes sociales será más fiable. Existen apps maliciosas que logrando estos permisos de tus principales redes, te roban la información.

Configura tu privacidad. Como en el punto anterior de estos consejos de seguridad en redes sociales, es probable que no te hayas preocupado mucho de tu privacidad. ¡Hazlo! Tan solo te llevará cinco minutos acceder a la configuración y ver hasta qué punto están tus datos expuestos. Revisa y actualiza en función de tus necesidades o preferencias. Y sobre todo, si de verdad no quieres que algo se sepa, no lo cuelgues porque no hay medio digital que sea infranqueable.

Piensa y luego publica. Las redes sociales ofrecen anonimato pero también exposición a tu vida personal y privada. Todo lo que publiques quedará registrado en Internet y algún día puede ser público.

 Cuidado con la localización y el GPS. Tu actividad deja rastro en la red y no es muy difícil rastrear dónde has estado o qué has hecho con tan solo leer algunos comentarios o ver tus imágenes. Especialmente si también usas las opciones de localización. Por ejemplo, ¿estás seguro de publicar a cada minuto tu ubicación? Podrías estar alertando a posibles ladrones que no estás en casa.

¡Ojo con los links! En redes sociales circulan miles de links al día que ocultan malware. Antes de hacer clic, fíjate en el enlace y quién te lo ha enviado. Ante cualquier sospecha, mejor no lo abras.

Sentido común. El menos común de los sentidos y el que más flojea cuando nos dejamos llevar por la inmediatez y la rapidez en las redes sociales. La mayoría de malware o ataques requiere interacción por parte del usuario para llevarse a cabo, así que afina tu seguridad en Internet y no se lo pongas fácil a los delincuentes que circulan por la red.

 

Fuente: https://seguridad.prestigia.es

 

Compartir:
Podría interesarte...
¿AYUDA?
CONTÁCTANOS AQUÍ
VOLVER
VOLVER

Conversa con un asesor de servicio

Central Administrativa de Alarmas

204-5200

CONVERSAR POR CHAT
COTIZAR MI ALARMA